Mareos y Nauseas… ¡Pole giratorio!

spinQuizás es porque he descansado demasiado estas vacaciones y me he alejado de la barra más de lo que tendría que haberme alejado…,  el caso es que al retomar de nuevo la barra lo hice con mucha energía y ganas acumuladas. Y fruto de esas energías se sucedieron unos giros que hacían que me alejase de la barra dando tumbos y con una imagen un tanto deplorable.

A veces me encanta pegarme a la barra para potenciar el giro y me parece que revivo los columpios giratorios de mi infancia y seguramente por eso esa sensación me transmite cierta felicidad. Casi siempre termino la figura con cierto mareo pero para tranquilidad de las que lleváis poco tiempo os diré que eso se va pasando, por un lado aprenderéis algún truco como mirar a algún punto fijo de la barra, y por otro lado vuestro cerebro también os ayudará siendo menos sensible a esas exposiciones al giro prolongado.

Pero esta vez he sentido los giros con más intensidad que nunca así que me animé a buscar por si había algún truco más que no supiera.

Lo primero que he encontrado es que a todas nos pasa lo mismo y está casi garantizado: cuando empieces te vas a marear. No queda otra 🙂 pero tranquila, con el tiempo aprenderás a controlar los giros en el pole y a que no sean ellos los que te controlen a ti.

Con el entrenamiento se suprimen las señales de desequilibrio. Por ejemplo los bailarines de ballet realizan unos giros impresionantes sin parpadear. Hay ya estudios que sugieren que a través de los años de entrenamiento ayudan al cerebro a adaptarse de tal manera que pueden evitar sentirse mareados al realizar las piruetas. Parece que esto ocurre al eliminar las señales procedentes de los órganos del equilibrio del oído interno.

Ciencia aparte vamos a lo que nos interesa del asunto: la práctica del giro.

Es importante aprender a controlar el giro. A veces nos entra miedo porque estamos cogiendo más velocidad de la que nos gustaría y nos apretamos más contra la barra por miedo a salir volando de ella ¡con lo que  aceleramos todavía más el giro! Si quieres frenar un giro es importante desplazar el peso lejos de la barra, por ejemplo abriendo una pierna, o un brazo, etc.

Si pese a tus esfuerzos terminas mareándote mucho y tienes sensación de que vas a ir al suelo resiste la tentación de arrodillarte o sentarte y salta; pequeños saltos seguidos ayudan a tu sentido del equilibrio a reencontrarse consigo mismo.

Con el tiempo te harás con el giro. Y es muy interesante ya que la fuerza que ahora te asusta y que parece que te va a tirar y te produce mareos será la fuerza que te permita realizar transiciones impensables en barra estática.

Y como dice Vicky Gámez en su artículo ¿Cómo sobrevivir al pole giratorio? “ya que te atreviste a ‘volar’ con el pole ¡atrévete a girar!”.

 

 

 

Anuncios

Porque no todo es Pole: la acrobacia en tela

tela

¡Gracias a los amantesdeldeporte por recordarme que existen otra actividades además del Pole! 😉 Muy cierto, no sé por qué pero lo cierto es que el Pole nos ha deslumbrado tanto que hemos dejado algo marginadas otras actividades igual de completas, divertidas y gratificantes. Este es el caso de las telas así que intentaré solventar esta carencia con este artículo en el que los amantesdeldeporte nos recuerdan los múltiples beneficios que proporciona la práctica de la acrobacia con telas.

Los beneficios de la acrobacia en tela

En los últimos años, la acrobacia en tela se ha vuelto popular y son muchas las personas que eligen por salud, recreación y entrenamiento sumarse a esta práctica, que tiene un origen circense. Conozcamos los beneficios de la acrobacia en tela.

Las acrobacias aéreas, por tradición, surgieron como parte de los espectáculos del circo. Las telas, particularmente, ofrecen una estética muy particular, y la posibilidad de realizar diferentes figuras al colgarse de ellas con ayuda de piernas y brazos. Esto implica la utilización de todos los grupos musculares y un fortalecimiento de grandes músculos, es el primer beneficio de salud y estética que se desprende de esta actividad.

La finalidad de estas acrobacias es lograr un dominio del cuerpo que haga posible sostenerlo a una altura media de siete metros a partir de dos piezas largas de tela colgadas de una estructura, y así lograr secuencias, coreografías, figuras, piruetas, equilibrios, manteniendo una estética grácil.

Se adquiere gran fuerza y tonicidad en el abdomen, una zona central para sostener el propio peso del cuerpo en la altura y con las telas, con lo cual se reduce la cintura y se logra un vientre plano. Los brazos y piernas se vuelven flexibles y tonificados, pues son los que realizan la fuerza para trepar, sostener y armar las figuras en la altura.

Un cuerpo de músculos tonificados quema más calorías hasta en reposo. Si bien para quemar grasas lo ideal es realizar algún ejercicio de tipo aeróbico, la acrobacia en tela lo complementa perfectamente, logrando así ayudar a mantener un peso saludable.

Al hacer hincapié en los abdominales, se corrigen los vicios posturales pues la faja abdominal adquiere fuerza, resistencia y firmeza, mientras que se eliminan los dolores y contracturas provocados por malas posturas compensatorias, cuando estos músculos están poco trabajados. Lo mismo ocurre con la musculatura de la espalda.
La elongación y la resistencia física mejora notablemente con los meses de entrenamiento. Esto repercute en las alturas, pero también en la vida cotidiana. Se obtiene un cuerpo más ágil y fuerte, más coordinado, lo cual aporta un gran bienestar.

Al trabajar en contra de la gravedad, se favorece la circulación de retorno, y al oxigenar el cuerpo con el ejercicio intenso, se produce un efecto benéfico de reactivación de la circulación, que ayuda a tratar várices, celulitis e hinchazón por retención de líquidos, en especial en piernas y caderas.

La acrobacia aérea en tela además, mejora la coordinación, agilidad y expresión corporal, realiza un aporte al desarrollo de sensaciones de seguridad y confianza, fortalece la autoestima de la persona que se ve capaz de alcanzar logros cada vez más desafiantes, y se favorece la creatividad e incentivan el desarrollo de los sentidos.
La acrobacia con telas es una disciplina que puede ser practicada por personas de cualquier edad y condición física, desde los tres años hasta mayores. No se requiere una condición física previa. No obstante, se debe tener una progresión adecuada en los ejercicios y figuras que se realizan.

La clase comienza y termina con una sesión de estiramiento, para evitar lesiones y preparar los músculos. Las figuras se practican abajo hasta lograrlas, siempre con la supervisión de un instructor idóneo. Luego, se puede pasar a realizarlas en altura, pero aún los acróbatas más avanzados utilizan colchones por debajo, o incluso arneses para figuras en mucha altura.

Lidiando con la Ansiedad al Competir

poleverti

Cuando decides presentarte a una competición, ya sea al nivel que sea, las exigencias físicas a las que sometemos a nuestros cuerpos suelen venir acompañadas de unas exigencias psíquicas en forma de presión, autoexigencia, perfeccionismo, alteraciones de sueño según se acerca la fecha. Si ya lo has experimentado sabrás de que te estoy hablando, y si no has participado todavía en un campeonato espero que no te asustes al leer esto! 🙂 La recompensa de la satisfacción que sentirás al terminar tu número y escuchar el apoyo del público y de tus compañeras y rivales  lo compensa absolutamente todo.

Pero no hay que ignorarlo y viene bien saber cómo tratar con esa ansiedad que crece en nosotros para que no nos perjudique.

Cuando pensé en escribir sobre este tema encontré un magnífico artículo escrito por Paulina Zamora en la web http://unitedpoleartists.com así que me limitaré a hacerte llegar sus sabios consejos:

“Los meses anteriores a una competencia no son fáciles, tantas horas de duro entreno frecuentemente llevan a nuestros cuerpos a sentir fatiga, o incluso a experimentar lesiones. Pero aparte del desgaste físico existe un desgaste psicológico que puede ser más duro aún. Si sufres de gran ansiedad y angustia estos son varios consejos que, a partir de experiencia propia y/o de atletas que conozco, pueden ayudarte a lidiar con las tantas emociones muchas veces negativas que se sienten al competir.

-Escoge tu tipo de Competencia

Existen competencias más enfocadas en el aspecto artístico del pole mientras que otras se enfocan más en la cantidad de acrobacias y de su dificultad. Para hacerte la travesía más placentera comienza por identificar de qué manera disfrutas más el pole dance y qué competencias se enfocan más en lo que tú disfrutas.

-Planifíca tu Tiempo

No hay nada que pueda hacerte este proceso más estresante que sentir que vas contra el tiempo. Yo aconsejo un mínimo de tres meses para una preparación completa, y poder llegar al día de la competencia sintiéndote lo más segura/o posible. Decide cuantas horas a la semana entrenarás, luego ponte metas y fechas límite.

-Sé Realista en Cuanto a lo que Incluirás en tu Rutina

Todos queremos incluír la mayor cantidad de trucos/secuencias con la más alta dificultad que podamos, pero créeme, es mucho mejor llevar una rutina prolija y con movimientos que ya conoces que querer incluír mil  cosas completamente nuevas. Cuando no sientes el estrés de no saber si vas a fallar alguna figura puedes disfrutar mejor la rutina y mostrar más seguridad, fluidez, y musicalidad en el escenario.

-Un día de Descanso a la Semana

El descanso es parte del entrenamiento! Un día mínimo de descanso a la semana debería ser prioridad. Lo necesita tu cuerpo para recuperarse y poder rendir mejor, pero sobretodo lo necesita tu mente. Ese día no hagas nada relacionado con tu competencia. Relájate y haz algo que te divierta. Verás que regresarás a tu próximo entreno más motivada que ántes.

 Relájate por las Noches

Es difícil tener un sueño profundo que nos ayude a recuperarnos por completo cuando tenemos preocupaciones en la cabeza. Por lo que aconsejo unas dos horas antes de irte a la cama dejar de pensar en la competencia, haz algo que te distraiga como leer un libro o ver una película.

 -Cuida tu cuerpo

Entrena elongación y fortalecimiento de ligamentos para mantener sanas articulaciones propensas a lesión. Mantente consciente de cada movimiento durante tus entrenos y de cada sensación que pueda advertirte de una temprana lesión. En caso de lesión juzga si puedes continuar o si debes retirarte de la competencia. Entiendo que puede ser frustrante pero no dejes que esto te desanime, hay muchas más competencias en las que puedes participar y lo primero para poder hacerlo es cuidar tu cuerpo ahora.

-Esparce tu mente

En el día a día busca esparcir tu mente. Haz cosas que te diviertan y rodéate de gente que te agrada. Ten momentos durante el día en el cual no recuerdes que tienes una competencia cerca. Estas pequeñas cosas te ayudarán a mantener tu sanidad mental, y una vibra positiva en general que te ayudará a combatir el estrés.

-Paciencia

Ver progreso toma tiempo y paciencia.  Es normal tener días en los cuales te parezca no ver ganancia. No seas muy dura/o contigo misma/o,  sé paciente y no te rindas que cuando alfín sale algo el sabor a triunfo es dulce. Disfruta y celebra cada avance que tengas por pequeño que te parezca.

-Acepta las variables

Debes saber que las probabilidades de que algo salga de manera inesperada en un escenario son muy altas, y muchas veces son factores fuera de nuestro control, como lo es un pole resbaloso. No es para alarmarte, al contrario, aprender a manejar esta situación te hará sentir menos nervios  el gran día.

 Acepta las variables en la rutina. (La importancia de la improvisación).

Si algo sale de manera inesperada, hazlo parte de tu rutina, aprende a escuchar tu cuerpo y hacia adonde se siente natural moverte en caso de que algo no salga como esperabas. Por sobre todas las cosas no dejes de disfrutar la rutina pues es al hacerlo es cuando la audiencia notará más que algo no salió bien.  A veces milagros suceden y de un “error” surgen movimientos aún más maravillosos. Ten fe! Encuentra la perfección dentro de la imperfección, pues de lo contrario solo terminarás frustrada/o.

 -Aprende a Disfrutar de tu Canción-FREESTLYE

Hacer tu rutina con una música diferente, y explorando cambios en los razgos del movimiento te hará disfrutar tu rutina más, ya que repetirla siempre de la misma manera por varios meses puede volverse tedioso. También te ayudará a descubrir maneras diferentes de moverte durante la rutina que puedan gustarte más.

-Pole Play Time

Darte tiempo para jugar en el caño, fluyendo con la música y trabajando cosas diferentes será una recarga para ti y tu autoestima, sobretodo cuando sientas que las cosas con tu rutina no están saliendo bien. Verás que la próxima vez que trabajes en tu rutina te sentirás con más confianza. 

-Disfruta tu Rutina

Se nota cuando disfrutamos nuestra rutina, proyectamos seguridad y dominamos el escenario. Es esa madurez escénica la que hace que tu performance se vea profesional. Al final esto contará más para la audiencia y para los jueces que una rutina técnicamente perfecta pero sin personalidad.

-Olvídate de los demás competidores

-No te enfoques en las demás competidores. Enfócate en hacer TU rutina lo mejor que TU lo puedas hacer y eso será mucho más gratificante y te brindará mejores resultados que lidiar con el estrés de estarte comparando con los o las demás.

-Hazlo por tí

Nada te saldrá bien si no te hace felíz. Este es mi consejo más valioso de todos, define bien porqué estás haciendo esto. Asegúrate que la respuesta sea porque te hace felíz, de lo contrario no vale la pena someterte al duro camino de la preparación para competir. Toma en cuenta  que los resultados siempre son mejores cuando lo que haces te hace felíz, no solo en cuanto al pole, sino en cuanto a todo.”

Espero que todos estos consejos no caigan en saco roto. Cada vez se celebran más y más campeonatos y hay que animarse a estar ahí, ya sabes, disfrutando, olvidándote de todo y sin perder de vista que ¡la heroína de tu vida eres tú!

¿Tu primera vez?

67334576f07bc82639d0accebed1bc39Todavía recuerdo la sensación entre temerosa, curiosa y valiente que tenía en el momento de entrar a mi primera clase de Pole Dance. Había visto vídeos pero no sabía exáctamente qué me iba a encontrar y estaba casi segura de que habría olvidado preguntar a la escuela lo más importante…

Ahora me produce cierta envidia retrospectiva cuando pienso en todas las personas que estarán a punto de vivir ese momento: el momento de descubrir una actividad tan increíble y poderosa, ese momento en el que las dudas desaparecen y se convierten en emociones imborrables.

Para todas esas personas que se van a enfrentar a su primer día redacto este artículo de preguntas frecuentes que no es más que una recopilación de todas las secciones de ‘preguntas frecuentes’ que muchas escuelas tienen en su página web.

Espero que estas preguntas y sus respuestas sirvan para que te animes a dar el paso de ir una escuela a probar las clases y, si ya estás animada, que te elimine cualquier asomo de duda o temor que puedas tener.

1.- Preguntas que encuentran su origen en nuestra inseguridad 🙂

¡No he bailado nunca y no sé bailar! ¿Es necesario tener conocimientos previos de baile?

Tranquila. El Pole es más acrobacia que baile. Quizás en un futuro cuando tengas nivel te plantees el empezar a practicar coreografías en las que empieces a meter no sólo acrobacias en la barra sino también movimientos en suelo que ayudan a ‘descansar’ un poco entre acrobacias que ponen tu corazón a mil. Pero de eso mejor preocuparse cuando ya lleves unos cuantos meses. Y si no te gusta bailar te centrarás en la línea más acrobática del Pole: como en cualquier arte cada uno busca su estilo, y el Pole Dance tiene mucho de arte.

Por supuesto si ya realizas alguna actividad como la gimnasia rítmica, el ballet, el funky, jazz, etcétera significará que tu cuerpo ya tiene un cierto tipo de entrenamiento y eso jugará a tu favor ya que tu progresión será más rápida.

¿Necesito ser fuerte y flexible?

Take it easy! 🙂 ¿Por qué siempre tendemos a dudar de nosotr@s? 🙂 Tu punto de partida es tu punto de partida y no es comparable al de ninguna otra persona. Tu tienes tu fuerza, tu flexibilidad y tus condiciones físicas y corporales. A partir de ahí irás desarrollando y mejorándolas todas  y eso es la importante.

En nuestras primeras clases tendemos en caer en el síndrome del patito feo y nos sentimos torpes, débiles e impotentes antes compañeras que ya llevan un tiempo. Date unos meses y verás cómo pronto las tornas se invierten y descubrirás todo lo que has aprendido al ver las primeras aproximaciones de cualquier novat@.

¡Focus! Mejorar, progresar, superación. El resto del mundo no existe.

¿Soy muy joven? ¿Soy demasiado mayor?

En la práctica del Pole uno se enfrenta a sus propias limitaciones y aprende a superarlas. Desde niñas hasta personas que pasan de los 60 años pueden practicar el Pole. En las clases de Pole Dance siempre te propondrán un entrenamiento adecuado a tu nivel. Las clases de Pole se suelen realizar en grupos bastante reducidos y eso permite que el profesor o profesora dediquen una enseñanza adecuada para tu nivel y condiciones.

Si tengo algún problema físico ¿puedo practicar esta actividad?

Respuesta estándar: ¡consulta a tu médico! 🙂

¿Son necesarios  conocimientos previos de algún tipo?

Por supuesto que no. Las escuelas de Pole Dance se dedican a enseñar todo lo que necesitas así que cuanto menos sepas más podrán enseñarte. ¡Hay que ser positivas!

Tengo sobrepeso ¿puedo aprender igual?

La respuesta es otra ves un sí firme y categórico. Eso sí, siempre hay que ser conscientes de qué tipo de sobrepreso hablamos. Si es un sobrepeso exagerado no pasa nada, pero si tuvieras un sobrepeso muy elevado sería conveniente realizarte un chequeo para quedarte tranquila y asegurar de que tus articulaciones y músculos no se van a lastimar.

2.- sobre mis compañer@s de clase

¿Puede haber hombres en mis clases?

Esto dependerá de las normas de cada escuela por lo que si tuvieras alguna preocupación al respecto no dudes en preguntar. De todas formas yo te diría dos cosas: la primera es que, al menos en los países hispanohablantes, en general muy pocos hombres practican esta disciplina; y la segunda que si los hay estoy seguro de que aportarán cosas positivas al conjunto. Si entras en facebook y visitas grupos de pole o vídeos que sacan escuelas de pole de sus clases enseguida te darás cuenta de lo que se divierten todos juntos.

Imagino que al principio, cuando no hay confianza, puede existir un cierto resquemor, pero estoy segura de que tardarás menos de un mes en darte cuenta de que una vez en la barra de Pole todos somos ángeles 🙂 (que cursi puedo llegar a ser cuando me lo propongo)

Por supuesto que los hombres son físicamente diferentes y envidiarás algunas cosas que ellos harán enseguida tirando de brazos u hombre, pero a cambio ellos sufrirán mucho más que tú a la hora de realizar ciertos agarres de pierna o cuando la flexibilidad sale a relucir.

¿que tipo de compañeras puedo esperar?

Me hace gracia cuando leo esta pregunta. Si te la haces es porque todavía te estás acercando al Pole desde ciertos prejuicios. Pero oye ¡enhorabuena! Pese a tu prejuicios te vas a animar a dar el paso!!

Espero no decepcionarte al descubrirte que tus compañeras serán iguales que las que te puedes encontrar en una academia de inglés, o en un curso de cocina, o en unas clases de informática, o en un hospital (tanto de doctoras, como de enfermeras o de enfermas). Eso sí, garantizado que todas son valientes, luchadoras y atrevidas. Igual que tú ellas dieron el paso y trabajan día a día por ser mejores 🙂

ah! pero ya te veo… ¿me preguntas si tus compañeras serán strippers? Pues no, en general no aunque oye, también puede serlo. Pero vamos, que las clases no se enfocan a ningún tipo de movimiento sexy. ¡También te digo que sacar tu lado más sexy con la barra también es muy divertido! y en muchas escuelas se celebran monográficos centrados precisamente en este punto de vista del Pole.

3.- Sobre mi primera clase

¿Qué ropa me pongo para la clase?

Al practicar el Pole son importantes dos cosas: que estés cómoda y que quede al descubierto la mayor parte de tu cuerpo ya que es el contacto de tu piel contra la barra lo que te va a sostener en lo más alto. El tejido contra la barra resbala: gran lección que no tardarás en aprender por ti misma.

Hay agarras con las manos, con los pies, con la parte interior de tus piernas, con los gemelos,  con distintas zonas de tus brazos…

Hoy día ya hay mucha ropa orientada exclusivamente al Pole, pero todavía no es momento de invertir en eso, por ahora te bastará con un short corto y un top o una camiseta de tirantes. ¿Calzado? ninguno, nada como el pie descalzo.

¿Cómo será mi primera clase?

Cada maestrillo tiene su librillo que dicen en mi país. Tenga el librillo que tenga está asegurado que empezarás con un buen calentamiento y terminarás realizando algunos estiramientos. Esto es importante ya que una clase de Pole es una clase muy intensa y vas a someter a tu cuerpo a una intensidad de trabajo a la que no está acostumbrado. Si en la práctica de cualquier deporte calentar y estirar es muy importante en el Pole es imprescindible.

El resto de la clase te irán enseñando técnicas de agarre, de giro y tus primeras acrobacias. Empezarás por lo más básico pero  variando cada cierto tiempo para no tirar siempre de los mismos músculos. Tu profesora te irá proponiendo ejercicios según tu nivel y condiciones.

Es imposible realizar una clase de Pole realizando ejercicios sin parar ni tomarte tus momentos. ¡Es físicamente casi imposible! Eso hace que surjan momentos para comentar la acrobacia con alguna compañera del mismo nivel, o para recibir alguna ayudita de alguna otra compañera de más nivel, o para beber un trago de agua y recuperar el aliento.

Seguramente tus enseñanzas no se limitarán a realizar la acrobacia, también es importante aprender a ayudar a alguna compañera que esté en apuros. En más de una ocasión nuestras compañeras nos pueden evitar un buen golpe y nosotros querremos hacer lo mismo por ellas.

¿Tendré agujetas, me saldrán moratones?

La respuesta a la primera pregunta es un sí rotundo. Aunque ya creas que estás en forma el Pole pone en funcionamiento todos los músculos de tu cuerpo y, salvo que estés en plena forma, lo normal es que tengas unas buenas agujetas.

¿Moratones? muy probablemente obtengas alguno que otro cada vez que pruebes un nuevo apoyo que no tengas curtido. ¡Los moratones son el orgullo de toda pole dancer ya que significa que nos lo hemos trabajado de verdad!

Pero  como ya te conté en otros post siempre se puede hacer por prevenirlos o por superarlos con dignidad 🙂

¡Evita los moratones!

¿Cómo quitar los moratones?

¿Que tengo que llevar a clase?

Es importante tener el siguiente material (infórmate para ver si te lo proporcionan en tu escuela o si lo tienes que llevar tú):

  • Algún tipo de sustancia que evite que el sudor de las manos nos haga resbalar y nos darán un plus de seguridad en nuestros agarres. Quizás para tus primeros días no hace falta que lo lleves, pero seguro que enseguida pruebas el de una compañera y ya no puedes vivir sin la pócima mágica 🙂 El que yo utilizo lo puedes encontrar entre Mis caprichos.
  • Una toallita para limpiarte el sudor.
  • Alcohol o sustancia similar y un paño para limpiar la barra ya que después de varios intentos se va volviendo cada vez más y más resbaladiza.

¿Algo importante que deba de saber antes de mi primera clase?

Esto igual no te lo preguntas pero si que todas las escuelas del mundo me agradecerán que te lo cuente. ¡¡IMPORTANTÍSIMO!!

  • El día de tu clase de Pole no te apliques ningun tipo de crema corporal. En algunos sitios incluso recomiendan no hacerlo la noche de antes. La presencia de crema en nuestra piel haría imposible la práctica del Pole; simplemente resbala demasiado. Además dejaríamos la barra impregnada de crema y nuestras compañeras tampoco podrían utilizarla. ¡Danger!
  • Si puedes lo mejor es venir recien duchadita como aconseja alguna escuela. Si puedes genial, pero ya sé que eso no está al alcance de todas.
  • Despójate de anillos, collares, diamantes, etc que puedan rayar la barra.

 

4.- Sobre mi futuro como Pole Dancer

Síndrome del cuánto falta

¿Cuánto falta para que puede elevarme sobre la barra con sólo la ayuda de mis brazos? ¿y cuánto falta para que pueda girar como hace mi compañera? ¿y cuándo podré sostener sólo con mis piernas a la vez que arqueo mi cuerpo hacia atrás logrando incluso tener una sonrisa de satisfacción en mi cara?

Be water my friend. Sólo te diré una cosa: menos de lo que crees. Y te lo explico: cuando no sabes nada tienes a pensar que para conseguir lo que te propone tu instructora es más fuerza. En tu día a día lo que más utilizas son los brazos, pues intentarás ayudarte todo lo que puedas de los brazos. Tenderás a sobrecargar a tus músculos más poderosos y les echarás la culpa de tu pequeño fracaso y lo simplificarás todo: ¡todavía no soy lo fuerte que se necesita!

Pero no es así. Por supuesto irás fortaleciendo todo tu cuerpo y eso lo agradeceréis tú y tu Pole Dance. Pero sobre todo irás descubriendo lo importante de conocer la técnica; la importancia que juega el equilibrio corporal, descubrirar que la unión hace la fuerza y que cuando un empeine o uno costado pone su granito de arena no es tan necesario sacar un brazo de gladiador para mantenernos volando en la barra.

Por eso siempre digo que falta menos de lo que crees, porque en el camino de adquirir la fuerza irás adquiendo otras muchas cosas que suma y a mitad del camino te sorprenderás de los logros adquiridos.

Consejo para la vida: no tengas prisa, disfruta del camino y del aprendizaje porque nunca hay un final cuando se trata de superarse a uno mismo.

¿No te he convencido?
 ok, pues aquí va entonces lo que querías escuchar: en tu cuarta clase ya estarás sorprendida de lo que ya puedes hacer; en la décima clase notarás que tu cuerpo está realmente mucho mejor; cuando lleves treinta clases alucinarás; a las 60 pensarás que eres superwoman y que no tienes límites; cuando pases de 80 mirarás tus primeros vídeos y te preguntarás cómo podías estar en tan mala forma y cómo era posible que te costara hacer aquellos ejercicios tan básicos… no darás crédito; y cuando pases de 100… querida, estás perdida, estás oficialmente enganchada al Pole Dance y te acompañará en tu vida durante mucho tiempo.

5.- Sobre los juegos de palabras

A veces leo Pole Dance, otras Pole Fitness y otras Pole Sport ¿es lo mismo? ¿son cosas diferentes?…

El Pole intenta buscar su lugar y tiene que hacer frente a muchos prejuicios y desconocimiento. Creo que por eso han surgido diferentes nombres aunque hoy por hoy creo que ninguna escuela diferencia, lo que se enseña en todas las escuelas es acrobacia con la barra de Pole Dance. Cada profesora o profesor tendrá un estilo suyo particular y así podrá haberlos más estilizados, otros que fomenten más la potencia, etc, ahí no te queda otra que probar diferentes profesores y encontrar el que más te gusta, pero el 95% de la clase va a tener el mismo enfoque.

Pero quizás Pole Dance le sonaba a mucha gente a Stripper y se puso la palabra Fitness para enfatizar que de una clase de Pole no sales más sexy sino que sales tonificado, agotado y al mismo tiempo con una energía enorme.

También se ve a veces el nombre de Pole Sport, que va dirigido a los que buscan un ejercicio físico duro y exigente sin querer saber nada de la palabra Dance.

La explicación teórica que más me ha convencido es la que dice que en el Pole Dance el movimiento de baile tiene más importancia que la parte acrobática, el en Pole Fitness se minimiza bastante el baile y se fomenta más la acrobacia, y en el Pole Sport sólo hay  acrobacia pura y dura.

Dicho esto la realidad es lo que yo llamo simplemente Pole. El mismo que enseñan en todas las escuelas del mundo. Que admite variaciones, y que seguramente tus profesores te mostrarán muchas de ellas. Si todo el grupo está de acuerdo es posible que hagáis alguna clase más orientada a preparar un baile para escapar de la rutina más puramente acrobática; o es posible que os apetezca un día poneros los tacones y hacer una clase más loca; o quizás tenéis ya un poco de nivel y vuestra profesora os enseñe que en el Pole también se pueden hacer acrobacias en pareja…

 

Y esto es todo. Espero haber resuelto tus dudas y sobre todo haberte animado -si tenías alguna duda- a dar el paso.  ¿Que sigues teniendo alguna pequeña duda en tu corazón? entonces échale un vistazo a mi artículo 5 nombres propios que te harán saber -de verdad- qué es el Pole Dance y quedarán todas resueltas. 🙂

Si te he ayudado a decidirte no dudes en decírmelo ¡¡me hará mucha ilusión!!

 

Hombre, hombre, hombres…

hombrebandera

¿Recuerdas la encuesta que elaboramos recientemente para intentar conocer un poco más la relación entre el Pole Dance y los hombres en los países de habla hispana?(ver Los hombres que no amaban al Pole Dance)

Aquí os dejo los resultados sin más. La verdad que no necesitan mucha interpretación. Lo primero que me sorprende es la escasa respuesta. Cuando leo algún artículo de Pole que sacan en alguna revista o diario digital siempre veo una lista interminable de barbaridades. Igual de larga que la lista de mensajes que nos llegan al facebook a las que tenemos como foto de perfil una foto practicando el Pole… ummm, igual a todo el que me escribe tanta lindeza le empiezo a enviar la encuesta… ¡Buena idea!

Desafortunadamente el éxito de la encuesta no ha sido tan amplio 🙂

Aquí os dejo los resultados:

¿Qué es para tí el Pole Dance?
 Un arte de seducción femenino
 Lo que se baila en algunos clubs de alterne
 Un deporte fitness
Captura de pantalla 2016-05-12 a las 23.02.54
¿Practicarías el Pole Dance?
No porque me da vergüenza
No porque no me gusta bailar
No porque no es algo masculino
Si, no tendría problema en practicarlo.
Otro.
Captura de pantalla 2016-05-12 a las 23.03.18


Marca todas las respuestas que correspondan
El español Saulo Sarmiento fue campeón del mundo de Pole Dance y trabaja en el Circo del Sol
¿Has visto en Internet algún vídeo de Pole de alto nivel?
¿Conoces a alguien que practique Pole Dance?
¿Sabías que este deporte es practicado al más alto nivel en países como Rusia y los EEUU?
Captura de pantalla 2016-05-12 a las 23.03.30
Hombre que no amas el Pole… ¡Dinos tus motivos! 🙂
Captura de pantalla 2016-05-12 a las 23.03.43
Sigo dejando la encuesta abierta para ver si se van animando poco a poco.
¡¡¡No pierdo la esperanza!!! 🙂

5 nombres propios que te harán saber -de verdad- qué es el Pole Dance

Tanto tiempo invertido intentando explicar a la gente qué es el Pole me hizo darme cuenta de que de poco sirven las palabras. Si tienes un buen vídeo al alcance de la mano y puedes enseñarlo seguramente logres más que con horas de charla sobre qué es y qué no es el Pole Dance.

Así pensé que sería bueno un artículo sin más palabras que las de la presentación. Los vídeos hablan por sí solos. Sólamente decir que el hecho de realizar una selección tan reducida de estrellas se me hacía imposible… así que decidí no hacerla y las que menciono las ha elegido Kate Hakala en su artículo The 5 most incredible pole dancing videos

¡Espero que los disfrutes!

Oona Kivela

Jenyne Butterfly

Felix Cane

Anastasia Shukhtorova

Evegny Greshilov

Coreografías robadas

plagioLo primero que me pasó por la cabeza al escribir este artículo fue plagiar uno que me ha parecido estupendo y que se llama “Pasos de baile robados”. Tenía dos opciones: ponerlo tal cual, o contar lo mismo utilizando mis propias palabras, es decir, cantar la misma melodía pero a mi propio ritmo. En cualquiera de los dos casos estaría obligado a mencionar la fuente por una razón muy simple: porque la ética me obliga a reconocer el buen trabajo del periodista que redacto el artículo, y porque la moral me impide que alguien puede pensar que el artículo ha surgido de horas de estrujarme el cerebro.

Como este artículo promete ser largo y quizás arduo en algún que otro momento voy a empezar -afrontando el riesgo de que no sigas leyendo- contándote mi conclusión: las coreografías son obras protegibles según la Ley de Propiedad Intelectual. Dicho esto, el papeleo que exigiría realizarlo sería un tanto excesivo, y ¡se obliga a describir la coreografía por escrito! Y aunque la tuvieramos registrada y pagásemos lo que hubiera que pagar por hacerlo no está claro que un juzgado nos diera la razón ya que la gente de leyes por lo general no domina materias como puedan ser la danza o el pole dance. Si nos empeñamos en seguir adelante llamaría a peritos expertos… en fin, que pasarían años, gastos económicos y vaya usted a saber que ocurre finalmente.

Dicho esto me apresuro a decir sería un error decir que todo lo que no se condena en un juzgado significa que está bien hacerlo. Nada más lejos de la realidad, sólo significa que la burocracia y la justicia de los juzgados son herramientas que no son perfectas.
Estos temas de juzgados son más para grandes estrellas y suelen ocurrir cuando hay dinero de por medio: por ejemplo la coreógrafa belga Anne Teresa de Keersmaeker denuncia que la coreografía que puede verse en el vídeo Countdown de Beyoncé Knowles es suya y que procede de dos creaciones tituladas Rosas danst Rosas y Achterland y ha sido utilizada sin su autorización.

Lejos de los juzgados creo que respetar la autoría de cualquier expresión artística es más una cuestión ética y moral. El honor, algo tan importante en una parte de la historia, no se recuerda mucho en el mundo en el que vivimos.
Es normal visionar coreografías de otros artistas, coger figuras aprendidas viendo a otros, y generar material nuevo con nuestro aporte personal. Tampoco hay una prohibición explícita que impida copiar un número de principio a fin, pero en este caso no hablamos de creación artística, sino de una interpretación de una obra de arte y en este caso nuestra obligación moral es señalar la fuente de nuestro trabajo.

Según el diccionario de la Real Academia Española se define plagio como “Copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias.”. Así pues, no es tanto la acción de copiar como la acción de omitir al creador del original lo que pervive bajo el plagio.
Desde el punto de vista legal, el plagio es una infracción del derecho de autor sobre una obra artística o intelectual de cualquier tipo, que se produce cuando se presenta una obra ajena como propia u original. Así pues, una persona comete plagio cuando copia o imita algo que no le pertenece haciéndose pasar por el autor de ello.

El lenguaje del Tribunal supremo no es tan claro como el de la R.A.E y entiende plagio como “por tal hay que entender, en su acepción más simplista, todo aquello que supone copiar obras ajenas en lo sustancial, por lo que se presenta como una actividad mecanizada, muy poco intelectual y creativa, carente de toda originalidad y concurrencia de genio o talento humanos, aunque manifieste cierto ingenio, dándose, por tanto, plagio en las situaciones de identidad y en aquellas otras que, aunque encubiertas, descubren similitud con la creación original, una vez despojadas de ardides y disfraces, produciendo un estado de apropiación y aprovechamiento de la labor creativa y esfuerzo ideario o intelectivo ajeno; mas no procede confusión con todo aquello que es común, integra el acervo cultural generalizado o ya está anticipado y al alcance de todos, de tal modo que ha de exigirse en todo caso la originalidad en la ideación de la obra ajena plagiada para no confundir los derechos de autor con la utilización de lo que ya se encontraba anticipado y al alcance de todos”.

Si has llegado hasta aquí mereces ver un vídeo para descansar de tanto texto 🙂 Pharrel Williams fue acusado de plagio al realizar la coreografía de su tema 24 hours of Happy. ¿Plagio o casualidades? En lo que coincidiremos todos es en lo complicado que es saber dónde están las fronteras del plagio. ¿dónde empieza la diferencia entre tomar dos movimientos prestados y el plagio? En el vídeo se pueden ver muchos movimientos similares, pero también muchas localizaciones muy parecidas, movimientos de cámara… incluso al final del vídeo de Girl Walk unos judios le preguntan a la chica: Why are you dancing? a lo que ella responde Because I’m happy…

Pharrell Loves My Work from Anne Marsen on Vimeo.

Anne Marsen no ganó un juicio, al menos que yo sepa, pero se desquitó con la satisfacción de hacer saber a todo el mundo que Pharrell amaba su trabajo 🙂

Más elegante fue Beyoncé que al menos admitió haber plagiado una coreografía. Fue acusada por una coreógrafa belga de copiar una parte de uno de sus espectáculos. La cantante pop envió un comunicado en el que reconoce que ese ballet fue una gran inspiración para armar el video… Bien, lo disimuló un poco con palabras bonitas pero al final el que se siente plagiado no quiere más que eso: que se reconozca el buen trabajo que hizo al crear una obra de arte (sea una pintura, una coreografía, una canción, …)

Y ahora que te has divertido un poco con el vídeo y con los chismes de los famosos volvamos a darle vueltas a la legalidad o no del asunto haciendome eco de algunos párrafos que tomo prestados:

“Es posible, para comenzar, que a alguien le sorprenda que las coreografías sean obras protegibles. Lo son sin duda; el artículo 10.1c) de la Ley de Propiedad Intelectual las señala expresamente, emparentándolas con las obras dramáticas, dramático-musicales y teatrales, y el Reglamento del Registro de la Propiedad Intelectual en su artículo 7.2.c) las ubica a los efectos en la Sección III, junto con esas mismas obras. Ahora bien…¿qué requisitos se exigen para registrar una coreografía?…los artículos 13 y 14 del Reglamento nos informan de que habrá -por supuesto- que identificar esa obra: su clase, su duración y una descripción de la misma que se hará por escrito, con una extensión no superior a 25 páginas. Eso significa que el coreógrafo autor deberá esforzarse en formular esa descripción escrita de su coreografía, que seguramente deberá contener la secuencia de pasos de baile empleados, su caracterización, tiempos, etc…a los ignorantes en el mundo de la danza se nos hace difícil imaginar exactamente cómo puede describirse adecuadamente una coreografía, pero lo cierto es que el Reglamento exige que esa descripción se haga por escrito, y lo lógico que se haga identificando los pasos y movimientos, el número de ejecutantes y sus evoluciones, etc.

Una vez registrada la coreografía, esta queda -como cualquier obra-, protegida registralmente. Sin embargo, esa protección registral muchas veces es malinterpretada. Una obra registrada no es una obra vacunada contra cualquier uso indebido, ni contra una vulneración de derechos, ni contra un posible plagio siquiera. Porque registrar una obra no otorga al autor registrado ni un solo derecho que no tuviera ya antes de registrar: el Registro de la Propiedad Intelectual tiene efectos declarativos y no constitutivos, lo que significa que en realidad es un medio de prueba, y no un remedio defensivo infalible. Esto significa que la obra registrada es una obra acreditada, probada, cuya autoría consta oficialmente, así como su fecha de inscripción y el régimen de sus derechos (reservados, cedidos, etc.). Y todos esos extremos pueden ser acreditados de forma oficial, haciendo prueba de lo que expresan con la bendición pública del Registro, lo que puede serle imprescindible a un autor en el caso de verse envuelto en algún problema que necesite resolver demostrando quién es autor, o en qué momento puede acreditarse que esa obra ya existía, o cómo sus derechos están reservados. Pero, contra la creencia popular, esa obra registrada no es, por el registro, una obra intocable.”

Y después de leer tanto sobre el tema me sigo quedando con lo que ya pensaba: ok, puede que no detengan a nadie por plagiar una coreografía  pero  ¿tanto cuesta reconocer los esfuerzos y la genialidad de aquellos de los que aprendemos? Hay que ser humildes, aprender con el trabajo de otros sin hacerlo nuestro y puede que, si trabajamos muy duro, algún día también nosotros creemos algo grande.

Artículos recomendados:

El plagio en el arte

Pasos de baile robados

 

Cómo el Pole Dance se convirtió en un deporte

pole1

Todo comienza por eliminar la palabra baile, pasar de la noche al día, cerrar las puertas de cabarets y abrir la de gimnasios.

Donde había alcohol ahora hay agua o bebidas hidratantes y lo que una vez fue reconocido por su sensualidad y erotismo ahora es juzgado por sus movimientos acrobáticos con figuras de expresión y elongación.

Más allá de desaparecer, el baile del tubo o de barra sirvió de fuente de inspiración para el nacimiento de un nuevo deporte, el pole sport.

“Todo comenzó alrededor de 2005 o 2006 cuando me di cuenta que las competencias de tubo estaban aumentando alrededor del mundo y la gente se estaba esforzando mucho para ganarlas. Se consideraban atletas y querían que las personas los reconocieran como tal”, dijo a BBC Mundo KT Coates, presidenta de la Federación Internacional del Deporte de Tubo (IPSF, por sus siglas en inglés).

El pole sport combina movimientos acrobáticos con expresiones artísticas a través de una coreografía alrededor de una barra vertical, similar a la que se usa en el baile del tubo.

Además de la elasticidad que se necesita, el atleta requiere de resistencia y fuerza para completar las piruetas que son juzgadas bajo un exigente reglamento que establece parámetros, estándares y un sistema de puntuación general.

“Puede que el baile sea considerado un deporte y tenga una federación internacional, pero nosotros no somos un baile, es diferente, somos un deporte, pole sport. Es competitivo y puede ser para toda la familia”, aclaró Coates.

“Hay diferentes disciplinas relacionadas con el tubo, está el baile del tubo propiamente, el tubo artístico, el tubo exótico y el tubo deportivo. Haciendo una analogía con el ciclismo tienes las disciplinas de montaña, de ruta y de BMX, todas usan la bicicleta, pero son completamente distintas”.

Movimiento olímpico

La presidenta del organismo tiene un objetivo claro y es que el pole sport sea reconocido oficialmente como un deporte.

“Es un largo proceso en el que llevamos cinco años. Para convertirte y ser reconocido como un deporte olímpico primero tienes que tener un organismo internacional, con sus comités, programas, códigos de puntuación, jueces, políticas, constitución y federaciones nacionales y regionales, todas con su propia organización. Eso es algo que ya hemos logrado”.

Pero antes de ser considerado por el Comité Olímpico Internacional, un deporte tiene que ser aprobado por el SportAccord, que es la unión internacional de federaciones deportivas.

“Para ser considerados por el SportAccord debes de tener por lo menos a 40 federaciones asociadas en cuatro continentes, así como cumplir con los requerimientos de la Agencia Mundial Antidopaje. Nosotros nos adherimos al programa de la AMA en 2013 y este año realizamos por primera vez controles en el mundial y ningún atleta dio positivo”, resaltó Coates.

“Ellos tomarán la decisión en su Asamblea General en septiembre y podríamos ya ser oficialmente un deporte en abril de 2016, algo que conseguiremos porque cumplimos con todos los requisitos”.

Pero ese sólo es una etapa en el camino hacia el sueño de llegar a unos juegos olímpicos.

“Todos ven que nos estamos moviendo y todos se están dando cuenta que estamos avanzando. Todos se han percatado que hemos ido logrando nuestros objetivos. Tal vez no sea mañana ni pasado. Puede que sea en 2024, 2028 o 2032, lo que estoy segura es que va a pasar que estemos en unos Juegos Olímpicos”, se mostró confiada Coates.

“Hemos logrados en cinco años algo que a algunos deportes les ha costado décadas”.

pole3

Influencia latina

Coates resaltó que la región con mayor crecimiento es América Latina, por algo el chileno Felipe Mendoza es el número uno del mundo en masculino y la pareja argentina Joaquín Dezzotti Valentino y Belén Serra domina en dobles.

Colombia también cuenta con representantes entre los tres primeros en hombres, mujeres y las categorías juveniles, mientras que México es la federación con más crecimiento en el último año.

“El crecimiento ha sido realmente grande en Sudamérica. Los atletas son muy buenos y ahora pole sport está en camino de ser mucho más grande, más amplio que el baile de tubo. La gente quiere estar en forma y el pole sport les ofrece eso, conseguir un físico resistente, atlético y atractivo”.

“También ha influido el efecto de contagio en la región. Un país decidió organizar algo y los otros también querían hacerlo. Cuando fuimos a Argentina a ofrecer cursos hubo gente de Chile, Venezuela, Brasil y otras partes de América Latina”.

Por eso es posible que el próximo Mundial, que se llevará a cabo como cada año en Londres en el mes de julio, vuelva a tener protagonismo latinoamericano.

 

Los hombres que no amaban al Pole Dance

strippers

Me preguntaba hace poco porqué en España y Latinoamérica el número de hombres que practican el Pole son minoría mientras que en otros países como Rusia y los Estados Unidos de América es mucho más habitual encontrar grandes atletas haciendo acrobacias increíbles en la barra.

 

Las principales razones que se nos vienen a la mente son:

  1. Desinformación: todavía gran parte de los hombres asocian el Pole a clubs nocturnos y a Stripers de movimientos sexies y desconocen que existe un deporte de alta competición llamado Pole Dance que aúna fuerza, flexibilidad, destreda, coordinación, equilibrio, belleza, …
  2. La palabra Dance les asusta. Quizás la palabra dance les hace pensar en que esta actividad es un baile y, como también sabemos, muchos hombres también escapan del baile como de la peste (afortunadamente cada vez menos :))
  3. Por motivos culturales al hombre le sigue atrayendo más deportes más simples y más de competición mientras que a las mujeres nos atrae más aquellas actividades también llenas de arte y belleza como la danza, el patinaje artístico, etcétera.
  4. La mayor capacidad de sufrimiento de las mujeres. Muchos hombres después de probar unas clases de Pole abandonan porque llegan pensando que al ser más fuertes les va a resultar más fácil y descubren que por muy fuerte que uno esté el Pole requiere mucha técnica pero se coge a base de esfuerzo que en algunas ocasiones va acompañado de ‘cierto’ dolor físico.

Estaría genial saber de primerísima mano la opinión de los hombres así que he creado una encuesta al respecto 🙂 Es un formulario muy simple lleva una última pregunta de texto libre en la que los hombres podrán darnos toda la información que ansiamos conocer!!

Vamos a ver si hay suerte y nos abren sus corazoncitos 🙂

Ir la encuesta

 

11 razones por las que todos deberían de probar una clase de Pole Dance

image1-1080x1829Existen muchas razones por las que todo el mundo debería de probar una clase de Pole Dance pero me voy a repasar las 11 que cuenta Teresa Valentina en su blog y que están muy bien traidas a cuento:

1.- Por que aumenta la confianza en ti misma/o.

¡Muy cierto! como ya hemos contado en algún que otro artículo la sensación de ver una figura imposible al comienzo de una clase y sentir que la tienes casi a tu alcance al término de la misma nos trasmite una sensación de que ¡podemos con todo! que es maravillosa. Eso sí, mucho cuidado cuando esa sensación nos hace probar alguna figura imposible quitando precauciones y sin ayuda de algun compañer@ de barra. ¡El exceso de confianza puede terminar en susto! 🙂

2.- Mejora tu postura.

No puede ser de otra forma: con el Pole trabajas todo el cuerpo y desarrollas un gran sentido del equilibrio. Sin duda tu postura corporal se va a ver recompensada con el esfuerzo.

3.- ¡Te hace más valiente!

Todavía recuerdo la clase en la que mi profesora dijo: ‘ahora vamos a hacer esta figura’, y se puso colgando de la barra con la sola sujeción de sus piernas y cayendo con la cabeza hacia el suelo con los brazos abiertos. Como mucha gente lo primero que pensé fue ¡¡me mato fijo!! Poco después lo estaba haciendo superando miedos, dolores y resquemores; ¡y es que las endorfinas obran milagros!

4.- Conocerás a tu profesor/a, esa persona fuerte e increíble que te contarás cómo tenía tus mismos miedos y cómo los fue superando. Enseguida te darás cuenta de lo increíble que tiene que ser obrar ese milagro en uno mismo.

5.- Te darás cuenta de que desprendes belleza. ¡Es verdad! La barra, los giros, los espejos, mostar tu cuerpo con la ropa justa para estar cómodos… desinhibirse en la clase en cuanto se coge confianza con tus compañeras de clase. Te sientes cómoda, te miras y te sorprendes con tus movimientos, con tu destreza y orgullosa de todas y cada una de las partes de tu cuerpo. Tengas el tipo que tengas te has superado, y eso es bello en sí mismo.

6.- ¡Te vas a divertir!

¡¡Sin duda!! te vas a divertir, te vas a reir hasta de ti misma. En cuanto venzas la posible vergüenza inicial vas a querer hacerte fotografías, vídeos, o simplemente mirarte al espejo haciendo las figuras; y para qué negarlo, algunas caras y gestos son de lo más cómico: el clásico dedo del pie que va por libre, los caretos de esfuezo supremo, etc. En poco tiempo estarás haciendo un gran deporte y diviertiéndote.

7.- Experimentarás un progreso muy rápido.

De lo imposible a lo posible en pocas semanas. Se tiende a pensar desde fuera que el Pole es que requiere mucha fuerza. Pero lo que realmente requiere es mucha técnica. Con una buena técnica minimizarás la fuerza que tengas que aplicar. Muchas veces no se trata de ser más fuerte sino de estar utilizando de forma eficiente todos los puntos de apoyo que requiere una determinada figura. En cuanto te expliquen un poco algunas técnicas avanzarás rápidamente, y la fuerza la irás cogiendo poco a poco.

Una prueba de lo importante que es la técnica la tuve en mi primera clase de Pole Dance en la que cometí el error de subestimar a una chica a la que le sobraba un poco más de peso que a mí… ¡llevaba un año y hacía unas acrobacias increíbles!

8.- El buen rollo que hay en la comunidad de Pole Dance.

En tu segunda clase ya habrás entrado en la dinámica de que alguien te saque fotos con tu móvil porque estarás deseando enseñar tus progresos a tus amistades. Después descubriras que hay grupos de Pole por todas las redes sociales. Verás que la gente pregunta y muchos te responden, verás que comparten vídeos tanto de sus éxitos como de sus fracasos, que hay gente muy buena que sube vídeos o que incluso explican cómo hacer una figura, que hay gente que empieza que enseña sus pequeños pero grandes logros… Todos juntos crean una gran comunidad que se ayuda de una forma increíble.

9.- Hay un estilo para cada persona.

El Pole tiene muchas variantes y tú puedes elegir el tuyo. Puedes orientarte más al baile y a la coreografía, puede gustarte más la parte acrobática, o exprimir más tu flexibilidad que tus músculos o viceversa, o puedes hacerlo más sexy, … Me gusta mucho ver vídeos en internet de actuaciones de Pole Dancers en campeonatos, son infinitas las posibilidades que nacen de la creatividad de las personas.

10.- Fortalece tanto tu cuerpo como tu mente.

Al fin y al cabo dicen que la mente es un músculo más. Después de realizar varias veces el fabuloso ejercicio de “no puedo, no puedo, no puedo… uy casi puedo, … ¡¡lo hice!!” te aseguro que empezarás a aplicarlo a otras áreas de tu vida y empezarás a convertirte en una persona más fuerte que de primeras piensa ¡pues claro que puedo!

11.- ¡Porque vas a experimentar felicidad!

No te cuento nada. Espero que lo descubras por ti misma. Sólo te digo que te pases por una clase de Pole Dance aunque sea a mirarla y observes esa expresión extraña en las caras de las alumnas y alumnos después de intentar una figura con cierto éxito: ese gesto entre exhausto, satisfecho y con una amplia sonrisa de oreja a oreja.

 

Así que ya sabes: si no has probado el Pole Dance llama a la escuela que te pille más cerca y di que quieres probarlo 🙂 y conste que esto te lo digo porque creo que habrá un antes y un después; te lo digo con la ilusión de quien ha descubierto una gran y saludable afición y quiere que todo el mundo la pruebe  ¡Te garantizo que este artículo no ha sido subvencionado por las escuelas de Pole Dance! 🙂