Mareos y Nauseas… ¡Pole giratorio!

spinQuizás es porque he descansado demasiado estas vacaciones y me he alejado de la barra más de lo que tendría que haberme alejado…,  el caso es que al retomar de nuevo la barra lo hice con mucha energía y ganas acumuladas. Y fruto de esas energías se sucedieron unos giros que hacían que me alejase de la barra dando tumbos y con una imagen un tanto deplorable.

A veces me encanta pegarme a la barra para potenciar el giro y me parece que revivo los columpios giratorios de mi infancia y seguramente por eso esa sensación me transmite cierta felicidad. Casi siempre termino la figura con cierto mareo pero para tranquilidad de las que lleváis poco tiempo os diré que eso se va pasando, por un lado aprenderéis algún truco como mirar a algún punto fijo de la barra, y por otro lado vuestro cerebro también os ayudará siendo menos sensible a esas exposiciones al giro prolongado.

Pero esta vez he sentido los giros con más intensidad que nunca así que me animé a buscar por si había algún truco más que no supiera.

Lo primero que he encontrado es que a todas nos pasa lo mismo y está casi garantizado: cuando empieces te vas a marear. No queda otra 🙂 pero tranquila, con el tiempo aprenderás a controlar los giros en el pole y a que no sean ellos los que te controlen a ti.

Con el entrenamiento se suprimen las señales de desequilibrio. Por ejemplo los bailarines de ballet realizan unos giros impresionantes sin parpadear. Hay ya estudios que sugieren que a través de los años de entrenamiento ayudan al cerebro a adaptarse de tal manera que pueden evitar sentirse mareados al realizar las piruetas. Parece que esto ocurre al eliminar las señales procedentes de los órganos del equilibrio del oído interno.

Ciencia aparte vamos a lo que nos interesa del asunto: la práctica del giro.

Es importante aprender a controlar el giro. A veces nos entra miedo porque estamos cogiendo más velocidad de la que nos gustaría y nos apretamos más contra la barra por miedo a salir volando de ella ¡con lo que  aceleramos todavía más el giro! Si quieres frenar un giro es importante desplazar el peso lejos de la barra, por ejemplo abriendo una pierna, o un brazo, etc.

Si pese a tus esfuerzos terminas mareándote mucho y tienes sensación de que vas a ir al suelo resiste la tentación de arrodillarte o sentarte y salta; pequeños saltos seguidos ayudan a tu sentido del equilibrio a reencontrarse consigo mismo.

Con el tiempo te harás con el giro. Y es muy interesante ya que la fuerza que ahora te asusta y que parece que te va a tirar y te produce mareos será la fuerza que te permita realizar transiciones impensables en barra estática.

Y como dice Vicky Gámez en su artículo ¿Cómo sobrevivir al pole giratorio? “ya que te atreviste a ‘volar’ con el pole ¡atrévete a girar!”.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s